Blog

El entrenamiento concurrente

30 de julio de 2018

(Carlos Jimenez, lic. ciencias del deporte)

EL TRABAJO DE FUERZA EN SALA DE MUSCULACIÓN Y EL CICLISTA EN PLENO RENDIMIENTO, DOS CONCEPTOS HASTA HOY COMO EL AGUA Y EL ACEITE.

Buenas de nuevo a todos, como hasta ahora nos caracteriza en el blog de 360- cycling, hablaremos de un tema relacionado con el ciclismo con el lenguaje más divulgativo y fuera de los tecnicismos con el que nos podamos expresar, la idea es que el mensaje pueda ser captado por todos.

Por todos son conocidos los beneficios de un programa de entrenamiento de la fuerza para un deporte de resistencia como el ciclismo, esto ya lo sabían en la década de los 80 y 90 por lo que incluían como prioridad en la preparación
invernal de todo ciclista un trabajo de fuerza en la sala de musculación que tenía una duración de unos 3-4 meses en los mejores casos hasta su cese por incompatibilidad de entrenamiento simultáneo con un trabajo específico sobre la
bicicleta, pero hoy en día sabemos que “La fuerza es la cualidad física que más rápido se gana, pero a la vez más rápido se pierde”. Por lo que las ganancias obtenidas de fuerza a nivel neural (no ganancias en cantidad o calidad muscular) no duraban más allá del primer mes desde el cese.

¿Dónde cometíamos el mayor error?
No estábamos muy equivocados cuando notábamos que ese dolor de piernas al coger la bicicleta y esa sensación de bloqueo y “fuerzona” no la podíamos emplear en la bicicleta, pero se nos olvidaba una cosa clave, no estábamos
realizando un trabajo de fuerza útil y aplicada para el ciclismo, la biela pasa tan rápido debajo de nuestra cadera que nos es imposible generar la fuerza con esa VELOCIDAD y ahí nace un concepto clave FUERZA-VELOCIDAD. Por lo que nuestro error principal fue en invertir tiempo en un trabajo que más allá de las ganancias musculares, a nivel de fuerza que realmente nos sirviera para pedalear, no estábamos ganando nada, de ahí el concepto erróneo de “tener que transformarla” para la bicicleta.

LOS AVANCES EN MEDICIÓN DE LA VELOCIDAD Y LAS ADAPTACIONES OBTENIDAS PARA LLEGAR A UN CONCEPTO CLAVE; EL CARÁCTER DEL ESFUERZO.

Es muy complicado entrar en temas tan técnicos en cuanto a trabajo de fuerza y sus manifestaciones sin estar continuamente mencionando al señor G. Badillo y compañía, por lo que intentaremos ser lo más escuetos y concisos posible.

La fuerza que aplica un ciclista en un esfuerzo muy duro como un repecho no supera al 30% de la FDM (fuerza dinámica máxima), en comparación a otro deporte como la velocidad en pista donde hay arrancadas que alguna vez pueden superar el 90% de la FDM, por lo que las manifestaciones y el entrenamiento de fuerza no pueden ir encaminados de la misma manera.

Lo ideal entonces sería trabajar a las velocidades de desplazamiento en fuerza (de las barras) que se producen las adaptaciones específicas para el deporte que practicamos, pero esto es un desempeño muy poco práctico, costoso y al alcance de muy pocos que requiere muchos medios técnicos y materiales, por ello se estudió que el CARÁCTER DEL ESFUERZO (CE) correlacionaba de una manera sorprendente con la velocidad real de desplazamiento en sujetos con cierta experiencia en entrenamiento de fuerza, siendo un concepto clave en el entrenamiento de fuerza. El carácter del esfuerzo lo definiría como la percepción de una carga y su aproximación teórica del numero de veces que puedo vencerla, es decir, si hago 12 repeticiones de un ejercicio y creo que como mucho puedo hacer 2 repeticiones más, estoy trabajando un carácter de esfuerzo de 14.

EJEMPLOS DE TRABAJOS DE FUERZA EN CICLISTAS:
– 8 repeticiones (CE 16)
– 6 repeticiones (CE 12)

• CONSEJO 360-CYCLING: Ante la dudas con el CE mejor infraestimarte que sobreestimarte.

Foto: www.ruedalenticular.com