Psicología

Afronta tus retos de manera inteligente

En muchas ocasiones sucede que el ciclista en nuestro caso tiene un gran talento y no puede avanzar según lo esperado. En muchas ocasiones tiene barreras mentales que no le dejan progresar en su disciplina. Desde 360 Cycling queremos ayudarte a conseguir tus objetivos. Está claro que por muy buenas capacidades físicas que tengas y por un excelente estado de forma en que te encuentres, si no entrenas tus pensamientos, tus emociones, tu confianza, tu capacidad de gestionar la frustración y el enfado entre otras cosas… no llegarás nunca a ser la mejor versión de ti mismo.

A continuación se muestran las diferentes señales a tener en cuenta para pensar que puedes necesitar preparación mental:

  1. Cuando se desempeña mucho mejor en los entrenamientos que en las competiciones.
  2. Cuando en los entrenos se encuentra libre y relajado y luego en competición se encuentra plagado de dudas o indecisiones sin saber por qué.
  3. Si mantiene muchas dudas acerca de su deporte antes y durante la competición: el ciclista en nuestro caso se desempeña con confianza en los entrenamientos y gana confianza, pero cuando llega el momento crucial le entran dudas acerca de su habilidad.
  4. Si se siente muy ansioso o asustado cuando está en competición.
  5. Cuando no está seguro del por qué ha elegido ese deporte o qué le motiva a ello.
  6. Cuando el deportista relaciona su valía como persona a su habilidad practicando el deporte.
  7. Cuando pierde el foco o tiene lapsos mentales durante momentos críticos de la carrera.
  8. Cuando después de una lesión, se encuentra físicamente recuperado al 100%, pero no puede alcanzar el desempeño al nivel que tenía antes de la lesión a pesar de que los médicos le dan el alta médica.
  9. Si simplemente desea mejorar su actitud mental o su desempeño.

 

¿PARA QUÉ ENTRENAR LA PARTE PSICOLÓGICA?

 

Para  alcanzar los siguientes objetivos:

  • Favorecer la recuperación después del esfuerzo.
  • Aprender a afrontar los acontecimientos de forma positiva.
  • Mejorar la calidad del sueño.
  • Activarse física y fisiológicamente antes del esfuerzo.
  • Motivarse, luchar contra el cansancio y el desánimo.
  • Desarrollar el esquema corporal y mejorar el conocimiento de uno mismo.
  • Estimular el poder de concentración.
  • Favorecer la comprensión de los demás y la cohesión de equipo.
  • Aliviar el estrés.
  • Reforzar la confianza en uno mismo.
  • Adaptarse al entorno.
  • Favorecer el desarrollo de la personalidad.

Solicíta más información